Zaher al Hazwani proviene de Hama, en Siria, y lleva cinco meses en Alemania. Las terribles circunstancias de su huída lo acompañarán siempre. Pero su amor por el fútbol le ayuda a sentirse mejor en su nuevo país.