Turquía busca volver a atraer a los turistas este verano. Los ingresos en el sector se desplomaron el año pasado a raíz de la pandemia. Mientras, países como el Reino Unido, Alemania y Rusia, siguen sin considerar a Turquía un destino seguro.