Según Sera Kadigil, del partido republicano turco CHP, en Turquía ya no existe la democracia; el presidente Erdogan gobierna su país casi como un dictador.