Un megaproyecto hidrológico impulsado por el presidente turco, Erdogan, encuentra resistencia entre los ciudadnos de Estambul. Consideran que el futuro Canal dañará el medio ambiente y agravará los problemas de la mayor ciudad de Turquía.