Sudáfrica es el país más afectado por el coronavirus en el continente y enfrenta la tercera ola de contagios. La cantidad de casos diarios se ha duplicado en las últimas dos semanas. En la región de Johannesburgo, los hospitales alcanzan ya el límite de su capacidad.