Moscú registró más de 140 muertes en 24 horas, el nivel más alto desde que comenzó la pandemia. Mientras, la incidencia diaria asciende a 20.000 casos. Las autoridades impusieron ahora cierres estrictos para hacer frente a la tercera ola.