Un tribunal ruso está debatiendo si los partidarios del crítico del Kremlin encarcelado Alexéi Navalni deben ser clasificados como extremistas. La sentencia podría suponer penas mayores de prisión para los opositores.