Los científicos están vigilando los arrecifes de coral de la costa de Mombasa, al sur de Kenia, que están muriendo a ritmo de récord. Esto repercute en las poblaciones de peces. Los biólogos quieren que los pescadores se sumen al proyecto conservacionista de proteger las especies en peligro.