En India al rápido aumento de contagios se suman la falta de camas en los hospitales y la escasez de oxígeno medicinal. Voluntarios de una organización sij actúan como salvavidas de último recurso.