China asegura que la Ley de Seguridad Nacional de Hong Kong ha servido para traer estabilidad tras las protestas masivas de 2019. Algunos jóvenes activistas resisten para defender la libertad y la democracia frente al aparato de control de Pekín.