En Londres, varias personas convalecientes del coronavirus aprenden a respirar de nuevo gracias a clases con cantantes de ópera.