Aumenta el número de migrantes que tratan de cruzar el Canal de la Mancha para llegar al Reino Unido, lo que ha obligado a las autoridades francesas a reforzar sus patrullas costeras para evitar tragedias en el mar.