El nuevo presidente electo de Filipinas, Rodrigo Duterte, le declaró la guerra al crimen. A pesar de las críticas, recibió fuerte apoyo en la ciudad de Dávao donde fue alcalde durante muchos años.