Los exiliados cubanos generalmente apoyan al partido republicano en los Estados Unidos. Pero con Donald Trump las cosas han cambiado. Trump decepcionó a muchos latinos, perdiendo su apoyo, entre otras razones, por sus insultos racistas.