El fallo establece que no está permitido impedir el paso de los migrantes que intentan partir de las Islas Canarias hacia la península de España. Con lo que se frena una política que propiciaba el negocio para los traficantes de personas.