Nunca los habitantes de Cañada Real habían estado tanto tiempo sin luz pese a no disponer de suministros consistentes legales.