Tras un comienzo lento, España está viviendo una campaña de vacunación casi sin contratiempos. Sólo un seis por ciento de los españoles rechaza la vacuna contra el coronavirus.