En India, basta que un musulmán diga tres veces la palabra "talaq” para que se pueda divorciar con efecto inmediato de su esposa. Las mujeres abandonadas luchan contra esta costumbre y piden protección legal.