Los neoyorquinos poco a poco retoman el pulso de su ciudad. La escena regresa lentamente. Ya es posible ver espectáculos en vivo en algunos de los locales más emblemáticos de la ciudad.