Anastasia Biefang llevaba 20 años trabajando en el Ejército, cuando decidió dejar su identidad masculina atrás. Para su sorpresa, no supuso un obstáculo en su carrera. Poco después fue nombrada teniente coronel a cargo de 700 soldados.