Tras un año de pandemia, los alemanes se sienten frustrados por la lentitud de las vacunas, las disputas políticas sobre las normas relativas al coronavirus y un confinamiento que parece no tener fin. Así se las arregla una familia de Berlín.