En Alemania, una de cada seis parejas no puede tener hijos. La donación de óvulos y los vientres de alquiler están prohibidos. Por eso, para muchas parejas, probar suerte en el extranjero es la única alternativa para tener descendencia.