La cuestión de la sexualidad polariza a los polacos: en las escuelas se imparte una educación sexual conservadora, la moral sexual católica está profundamente enraizada en la sociedad y el gobierno es abiertamente hostil a las minorías sexuales.