El cambio climático también golpea los idílicos oasis de Marruecos. Las tormentas de arena son más frecuentes, el nivel freático desciende, las palmeras se secan...La desertificación está provocando que los oasis corran peligro de desaparecer.