La lana de oveja merina es cada vez más popular, pero los animales son torturados. Con un 88 %, Australia es el mayor productor mundial. En la gran mayoría de las granjas de este país el bienestar animal no juega ningún papel.