La vida moderna esta íntimamente ligada a Internet. Compramos, trabajamos, nos informamos y evadimos conectados a la red de redes. Muchas actividades son ahora más sencillas y rápidas que en el pasado. Pero, también tiene secuelas. Su consumo energético, por ejemplo, es colosal.