En las elecciones europeas de 2014, la participación, sobre todo de los jóvenes, fue alarmantemente baja. Ante las de 2019 nos preguntamos si la juventud ya no tiene en cuenta a Europa o si, simplemente, ya cuenta demasiado con su presencia.