Incredulidad, rabia e impotencia: una vez tomada la decisión ya no hay vuelta atrás. Los informantes anteponen su conciencia a las posibles consecuencias y se enfrentan al sistema. Sus antiguos aliados se convierten en enemigos. A nivel legal violan el secreto profesional pero para la sociedad son a menudo auténticos héroes.