La producción de plantas sin turba no es posible. Pero el impacto medioambiental es enorme. Sin turba no hay verduras. La producción de vegetales a gran escala no es posible sin este sustrato. El líder mundial del mercado es una empresa con sede en Emsland, que entretanto extrae la turba de la zona del Báltico.