Están en la edad en la que deberían despegar en la vida. Tomar el destino en sus manos, acabar la escuela, ir a la universidad, aprender un oficio. En cambio, las perspectivas de muchos jóvenes quedaron en vía muerta.