Donald Trump no es la causa de la crisis: es un síntoma. Hace mucho tiempo que los ciudadanos de Estados Unidos perdieron la confianza en la política y el país está dividido. El sistema electoral pone en evidencia la gravedad de la situación.