Cuando Michael Altenhenne, reportero de Deutsche Welle, llegó el 3 de marzo a Simferopol, la república autónoma de Crimea aún formaba parte de Ucrania. A continuación, los acontecimientos se precipitan.