Desde mediados de marzo, una partícula invisible define la vida en Europa. El coronavirus se propaga por doquier. Los gobiernos toman medidas que restringen severamente nuestra vida diaria. Y Berlín no es una excepción.