Desde que el aguacate es considerado el nuevo superalimento, se cultiva en todo el globo. También en el sur de Portugal. Pero las plantaciones de aguacate requieren de mucha agua, un bien escaso en un país que sufre constantes sequías.