Tras el escándalo del NSU, Stephan Kramer ha puesto manos a la obra en el servicio secreto de Turingia: "El potencial ultraderechista debe saber que volveré a poner las cosas en sus sitio y que sobre todo aumentaré la presión sobre este espectro."