"Hay que proteger las vidas humanas, no las fronteras". Así de contundente se muestra Stefan Schmidt, arrestado en 2004 tras rescatar a 37 refugiados en el mar y llevarlos a bordo del Cap Anamur, barco del que era capitán en aquel entonces. Ahora es Comisionado del Estado alemán de Schleswig-Holstein en materia de refugiados.