"Una mayor cercanía entre Trump y Putin podría abrir nuevas vías, hasta ahora intransitables, en los conflictos de Ucrania y Siria", asegura Matthias Platzeck, presidente del Foro Germano-ruso.