"Podemos estar contentos de no votar por computadora", dice el ciberactivista Markus Beckedahl. "El papel no se puede manipular tan fácilmente". En entrevista a DW, Beckedahl habla de la nueva amenaza que supone internet para el proceso electoral.