Los pilotos vuelven a reincorporarse al trabajo después de meses en tierra. Pero las vacaciones son diferentes ahora que antes de la pandemia: tanto para los pasajeros como para las líneas aéreas, que se ven obligadas a reinventarse.