Muchos griegos han perdido sus perpectivas laborales a causa de la crisis. En 2011, solo en la primera mitad de año, emigraron casi 9000 griegos a Alemania. El doble que antes de la crisis. Muchos vienen por los alquileres baratos y la rica vida cultural de Berlín. Aquí encuentran a compatriotas que han tenido éxito con los negocios. Las empresas griegas reciben incontables solicitudes.