La venta de un auto, las compras online, el ambiente laboral... hoy todo se comenta en Internet. Las compañías cuentan con sus propios departamentos de redes sociales para hacer frente a las críticas y los linchamientos digitales y algunas no tienen miedo a posicionarse políticamente.