Las sanciones implican generalmente un castigo. Nos afecta a todos: por ejemplo, una multa de tráfico. Pero también afecta a países enteros. En ambos casos, el mensaje es el mismo: "cambie su comportamiento o asuma las consecuencias".