Los incendios, la erosión y la tala amenazan los bosques. A ello se añaden las sequías. Las herramientas para combatir este problema son la reforestación, los bosques mixtos y la introducción de nuevas especies.