La pandemia ha contribuido a un auge de las aplicaciones de atención plena, que prometen relajación. ¿Quiénes son sus usuarios y qué efectos positivos tienen?