Las máquinas son cada vez más inteligentes. Superan al ser humano, no solo en el ajedrez. La inteligencia artificial incrementa la eficacia de los procesos de producción; pero, ¿en qué medida podría volverse autónoma y llegar a dominar el mundo?