¿Puede sobrevivir la industria química sin petróleo? El sector depende de los combustibles fósiles, pero las grandes empresas ya están desarrollando alternativas: tecnología ecológica como la de Evonik, que apuesta por el reciclaje del CO2.