La demanda de materias primas, sobre todo de las tierras raras, crece rápidamente en los países industrializados. China dispone de estas materias, tan necesarias en la fabricación de productos de alta tecnología, casi en régimen de monopolio; por eso los importadores echan mano de sus contactos con proveedores chinos.