La agricultura es nociva para el medio ambiente por sus altas emisiones de CO2 y porque necesita grandes extensiones de tierra. La agrosilvicultura es un antiguo método para hacerla más sostenible, plantando árboles en los terrenos de cultivo.