¿Tienen las mujeres las mismas oportunidades que los hombres? ¿En el pago, en los ascensos, en la elección de la profesión? ¡Todavía no! Para lograr esto habría que cambiar muchas leyes en todo el mundo.