El fabricante de coches Great Wall quiere entrar en el mercado automotriz europeo con una nueva fábrica en Bulgaria. Las piezas terminadas en China se montarán en la ciudad búlgara de Lovech. La fábrica produce 50.000 coches al año. Los automóviles se venderán primeramente en Bulgaria y los países limítrofes.